11/20/2007

Parque nacional "La Campana" v2.0

versión 2.0 (y no es Beta !!!)

Tiempo atrás había intentado subir la cima de este cerro, pero una seguidilla de muertes de algunos "turistas despistados" obligaron a cerrar el paso del andinista hasta nuevo aviso.

A finales de octubre, volvieron abrir el sendero con nuevas señales y rocas pintadas, todo esto para que el turista pueda ascender de forma segura.

Recuerdo que fue un día soleado y con poco viento, el ascenso se hizo a un ritmo moderado y descansando cada cierto tiempo. Nos demoramos casi 5 horas en llegar a la "punta del cerro" (ya se donde queda el lugar) pero antes de ese gran acontecimiento, pasamos por diversos lugares, como por ejemplo "La mina".

La mina

Hasta este punto los vehículos pueden llegar, después solo se puede seguir a pié. Vimos toda clase de animales, desde un zorro (medio flaco) hasta un águila (que seguramente se quería mandar un momento National Geografic con el pobre zorro).

Es bonito el ascenso hasta ese lugar, los árboles te protegen de los rayos del sol maligno, el camino es lizo y parejo y hay agua al final de trayecto, se los recomiendo un 100%... pero después, si no tienes bototos (con punta de fierro) quedarás con mas de alguna ampolla o un tobillo lesionado (misteriosamente todos los turistas Chilenos tenían puestas zapatillas y los turistas extranjeros llevaban consigo un buen par de bototos escaladores, ¿Porqué será?).

La cuesta se pone mas difícil, hay mas piedras puntudas en el camino y los árboles pasaron a ser espinos que en ves de protegerte del sol, te rasguñan las piernas y brazos, pero no todo fue penurias ya que iba conmigo mi linda novia ^_^, su hermano, mi hermana y mi cuñado (bueno en realidad es el pololo de mi hermana), atrás quedaron mi abuela, mi madre, mi sobrina y la polola de un tío.

Hasta que llegamos a la placa de Darwin, que! si era mas de lo mimo, rocas y arbustos espinosos !!! y no olvidemos que todavía quedaba una hora mas de ascenso.

Tocando el cielo

Llegando a la cima, uno podía ver como se creaban las nubes frente a tus ojos (no se porque nadie de los que iba conmigo se impresiono por eso), el aire se era mas puro y fresco y se podía ver por un lado (bueno, había que esforzarse un poco) la bahía de Valparaíso y por el otro la cordillera de los andes.

Bonita experiencia, pero la bajada cuesta tanto como la subida, mas si estas con zapatillas T_T
Publicar un comentario