4/08/2010

El ruido que se escucha antes de cada temblor

El día Martes 6 de Abril el diario LUN.com publicó un reportaje sobre el inquietante ruido que se escucha antes de cada sismo.

Geólogo explica qué fue lo que oímos en el terremoto y antes del sismo 4.8 del domingo

A las 23:23 minutos del domingo último, miles de santiaguinos figuraban saltando de sus camas. La Tierra todavía no se remecía cuando un extraño sonido de ultratumba hizo recordar la madrugada del 27 de febrero. Segundos después, comenzó a temblar. Primero fue suave. Luego vino un sacudón brusco y corto.

El movimiento tuvo una magnitud de 4.8 y se localizó a 34 kilómetros al oeste de Santiago. Por eso ayer no hubo capitalino que no hablara del estremecedor ruido que acompañó al sismo. ¿Qué fue lo que se oyó? ¿La vibración de las ventanas, de las paredes, el movimiento del suelo, la energía liberada?

Según Adriano Cecioni, geólogo de la Universidad de Chile y profesor de la Universidad de Concepción, lo que percibimos fue el sonido de la Tierra. "Las ondas sísmicas no nacen espontáneamente, sino que por un proceso tectónico o geológico. Es decir, porque se rompe una parte de la corteza, se rompe la energía de roce que hay entre las placas. Entonces, es la ruptura de las rocas de los segmentos de las placas al interior de la Tierra lo que genera ruido", explica.

¿Y eso es lo que escuchamos hasta en un piso 20?

- Claro, ese sonido profundo y grave, que uno percibe que viene de abajo, fue lo que se escuchó en Santiago. Cuando uno está cerca del epicentro o en el epicentro mismo, se siente primero el ruido y después viene el salto, que es la onda de compresión y luego la de corte (ver recuadro). La velocidad del sonido es más rápida que la onda sísmica. Ahora, si la magnitud es de 2 ó 3 grados, es difícil escuchar algo.

¿Se puede medir el ruido?

-Con un geófono, pero no suele hacerse.

¿Una réplica también genera ese ruido?

-Sí, las réplicas son arreglos verticales de los bloques rocosos rotos. Por eso se llaman réplicas de ajuste de bloque. La ruptura, fractura y roce generan ruido. Pero el sismo de Santiago no fue una réplica, sino uno nuevo.

¿Entonces una persona puede percibir si está lejos o cerca del epicentro por el ruido?

-No solo por el ruido, también por los movimientos que percibimos.

El geógrafo Marco Cisternas explica que lejos del epicentro de un terremoto grande, se puede sentir "un temblor de baja frecuencia y de larga duración. Si uno está cerca del epicentro va a ser de alta frecuencia, con oscilaciones rápidas y corta duración".

Precisa Cecioni que lejos del epicentro no escuchamos el ruido de la Tierra, sino "las vibraciones de los objetos que nos rodean".

¿Cómo nos mueve un sismo?
Las cuatro ondas

Cada vez que tiembla nos movemos en diferentes direcciones, producto de las ondas sísmicas, que son cuatro. Explica Cecioni que las dos primeras se sienten con más intensidad cuando uno está cerca del epicentro, como ocurrió el domingo en Santiago. Las de Rayleigh y Love, en cambio, fueron las que sentimos el 27 de febrero.

Longitudinales o Primarias: Van del hipocentro a la superficie (vertical) y son las más rápidas en llegar: "Generan un ruido. Cuando llegan, uno siente que saltó, porque producen una gravedad negativa. Hacen saltar los edificios, estiran los pernos".

Transversales o Secundarias: Al llegar a la superficie generan un movimiento horizontal cortante sin ondulaciones: "Es cuando uno siente que se mueve de izquierda a derecha rápidamente".

Rayleigh: "Onda superficial que genera ondulaciones verticales. Es cuando los caminos o pavimentos quedan como acordeón. Similar al movimiento de una ola en el mar. Son las que más se sienten porque son más largas".

Love: "Onda superficial que provoca ondulaciones horizontales, esas que dejan la línea de los trenes como una culebra".

Fuentes
www.lun.com/lunmobile
http://www.malaciencia.info/2010/03/escalas-sismicas.html
Publicar un comentario