1/07/2008

Retiro espiritual

En búsqueda de la luz perdida

Hace tiempo que no escribía en el blog, para ser mas preciso desde el año pasado... pero bueno, eso significa que estuve con mi tiempo copado realizando cosas, afortunadamente ese tiempo lo ocupé solucionando problemas y no generando más.

Este fin de semana (Viernes 4, Sábado 5 y Domingo 6 del presente mes) se realizó un examen muy importante, me refiero al examen para los candidatos a cinto negro. Fue muy especial participar en el backstage de este, ya que el año pasado me tocó a mi, junto a otros candidatos (entre ellos estaba mi angelito, el amor de mi vida ^o^) ser los protagonistas de este gran paso dentro de nuestras vidas como "artistas marciales".

Dentro de lo que se me está permitido relatar (antes de entrar a este examen uno firma un juramento de silencio), les puedo contar de que estuvo cargado de emociones muy fuertes, recuerdos y muchas sorpresas, algunas no tan gratas como otras.

A diferencia de otros estilos (artes marciales), nuestro examen para ascender a cinturón negro consta de un encierro de 3 días (en este caso en el *Dojan), que en los cuales, los candidatos son sometidos a pruebas de esfuerzo físico y mental en donde se pone a prueba toda su templanza, concentración y lo mas importante, se pone a prueba el real interés que tiene para ser cinto negro.

En una de los tantas pruebas de este examen, viendo a los candidatos, entré en reflexión y me puse a recordar que fue lo que me propuse cuando ascendí a cinto negro. Este arte marcial y mas que nada mi maestro, al cual estimo mucho, me han inculcado nuevos valores y me han enseñado a como enfrentar los diversos problemas cotidianos, a como ver en diferentes perspectivas las innumerables situaciones a las cuales nos enfrentamos. Todo esto va mas allá de lanzar un buen puñetazo a la cara o de tumbar al oponente con una buena técnica de pierna, este examen nos enseña a trazar una línea en nuestras vidas.

Sin duda alguna puedo decir que las buenas experiencias vividas valen la pena ser vividas dos o mas veces ya que al verlas de una una perspectiva distinta se puede volver a retomar el camino de ese sendero ya proyectado.

*Dojan: Lugar de entrenamiento
Publicar un comentario